Ethereum y su blockchain: características y aplicaciones de uso

Ethereum es una plataforma de código abierto que sirve para ejecutar contratos inteligentes (también llamados smart contracts) mediante los cuales se puede construir todo un nuevo mundo tecnológico. Su token nativo llamado Ether ($ETH) es la criptomoneda que ocupa el segundo lugar en valor de mercado después de Bitcoin. Entonces, ¿no son lo mismo?

Disen o sin ti tulo 1 5 1
La palabra Ethereum se refiere a la plataforma programable sobre la cual se pueden ejecutar smart contracts de manera descentralizada con el fin de, por ejemplo, crear aplicaciones descentralizadas (DApps).

Dentro de Ethereum y su arquitectura

Cuando hablamos de Ethereum, no estamos hablando propiamente de la criptomoneda. La palabra Ethereum se refiere a la plataforma programable sobre la cual se pueden ejecutar smart contracts de manera descentralizada con el fin de, por ejemplo, crear aplicaciones descentralizadas (DApps). En cambio, el token $ETH (que es de lo que generalmente se habla), se utiliza para realizar pagos en esta red, o blockchain. Seguramente hayas escuchado hablar alguna vez sobre el costo del gas en Ethereum pero, ¿qué es?

El gas es el combustible que permite que funcione la red de Ethereum. Es decir, el costo que tiene realizar operaciones en la red, desde hacer un retiro de $ETH en Lemon, hasta crear una DApp o ejecutar un smart contract. Este gas se podría comparar a la comisión que tenemos al pagar con una tarjeta de crédito. Sin embargo, la red no tiene una entidad central y organizada que decida cobrar comisiones simplemente con fines de lucro. Las razones de la existencia del gas en Ethereum tienen una base computacional, teórica y financiera. Así es como se busca incentivar a los mineros a invertir en ejecutar transacciones, alinear los incentivos de los participantes de la red y solucionar el famoso halting problem de TuringEste es un problema computacional que explica que no hay ningún algoritmo capaz de decidir si cualquier otro algoritmo parará o no, aplicando una entrada arbitraria.

Entonces, ¿dónde vemos a Ethereum en funcionamiento?

Entendiendo que cuando hablamos de Ethereum no estamos hablando específicamente de $ETH, tenemos que ver las infinitas posibilidades que existen sobre esta red y sus diferentes casos de uso.

«El dinero necesita estar descentralizado. Pero el resto de las aplicaciones también.” – Vitalik Buterin, cofundador de Ethereum.

Disen o sin ti tulo 2 5 1
Una DAO hace referencia a una forma de organizar y dar funcionamiento a las organizaciones de manera descentralizada, brindándoles transparencia, inmutabilidad, autonomía y seguridad. Estas son más populares dentro de la red de Ethereum.

Hoy en día escuchamos hablar principalmente del precio de $ETH, y muchas veces ignoramos que cuando vemos diferentes noticias sobre NFTs, DAOs, DApps y smart contracts, estos en su gran mayoría funcionan sobre Ethereum. Existen muchos tipos de aplicaciones descentralizadas que pueden crearse funcionando a base de smart contracts que tienen el potencial de generar valor en nuestra vida y hasta revolucionar el mundo, como por ejemplo:

  • DAOs: Una DAO, o una Organización Autónoma Descentralizada, hace referencia a una forma de organizar y dar funcionamiento a las organizaciones de manera descentralizada, brindándoles transparencia, inmutabilidad, autonomía y seguridad. El ejemplo más utilizado es el de una máquina expendedora. Como bien sabemos, esta máquina toma el dinero del cliente y le da su producto a cambio. Ahora imaginemos que además de eso, la maquina utiliza ese mismo dinero que cobran para hacer pedidos de productos automáticamente y también contratan servicios de limpieza, pagan el alquiler y los impuestos correspondientes por sí solas. Todo mediante lo pagado por los productos y gracias al código que tienen programado. Además, supongamos que cada uno de los clientes puede votar de manera online y proponer qué productos se venden y cada cuánto se debe solicitar la limpieza. Esta máquina que no tendría administradores ni dueños, sino que estaría completamente dirigida por un smart contract donde se indica todo su funcionamiento, sería como una DAO. Hoy en día funcionan miles de DAOs al rededor de todo el mundo, y hasta tenemos una propia en Lemon.
  • NFTs: Los Non-Fungible-Tokens (NFTs) son un identificador único que puede demostrar y asignar la propiedad de bienes digitales. Representan los derechos digitales de activos como un audio, un video, una foto, y más. Entre ellos podemos ver arte, GIFs, videos, coleccionables, avatares virtuales, zapatillas de diseñador, música, memes, tarjetas coleccionables, nombres de dominio, etc.
  • El Metaverso: Como vemos en muchas noticias, el interés de la gente y las grandes corporaciones en el Metaverso es cada vez mayor. Para saber qué es, primero debemos entender su significado. Es un acrónimo compuesto por ‘meta’, que proviene del griego y significa “más allá”, mientras que ‘verso’ hace referencia a “universo”, por lo que hablamos de un universo que se encuentra más allá del que conocemos actualmente. Un nuevo ecosistema virtual y 3D en el que los usuarios pueden interactuar entre ellos, charlar, trabajar, jugar, realizar transacciones económicas, entre muchas otras infinitas posibilidades. Todo ello de forma descentralizada. La mayor parte de la actividad del Metaverso tiene lugar en la red de Ethereum.
  • Redes sociales descentralizadas: En los últimos años hemos presenciado uno de los grandes peligros y desventajas de la web 2.0, la centralización. El uso indebido y manipulación de datos, la falta de privacidad y la censura indiscriminada son consecuencia directa de la centralización de estas redes. En cambio, las redes sociales descentralizadas pretenden devolver el control de sus datos e información a nosotros, los usuarios. Estas son una respuesta de la web 3.0 al problema de las consecuencias de la centralización. Se trata de redes que no están en manos de ninguna empresa, corporación u organismo, sino que son sus usuarios los que las manejan y les dan vida, convirtiéndose así en centro de toma de decisiones. Como mencionamos previamente con la maquina expendedora. Para ello, se utiliza la red de Ethereum y smart contracts.

Estas son sólo algunas utilidades que se pueden encontrar funcionando sobre la red de Ethereum, pero las posibilidades son infinitas. Hoy en día existen casi 4000 aplicaciones descentralizadas y más de 442.647 tokens compatibles con la red, 300.000 nodos y 200.000 desarrolladores trabajando en mejorar, optimizar y crear nuevas aplicaciones, con el foco principal en Ethereum 2.0. Buscando lograr un conjunto de actualizaciones que mejoran la velocidad, sostenibilidad, estabilidad, escalabilidad y accesibilidad. Actualmente nuestra vida cotidiana se entrelaza cada vez más con esta red, lo que quiere decir que nos dirigimos hacia un mundo más descentralizado, libre, seguro, eficiente y privado. ¿Continuará esta tendencia? ¿Aparecerán otros competidores más eficientes? ¿Llegará Ethereum 2.0 este año?